Por María José Lubertino

El gobierno porteño fue autorizado por la Legislatura a emitir nuevamente deuda pública por u$s890 millones, lo que acrecentó aun más el pasivo de la ciudad. Desde que el Pro se hizo cargo del ejecutivo en 2007 hasta hoy la deuda pública trepó de u$s570,9 millones a u$s1690,1. Los costosos préstamos con que Macri hipoteca el futuro de los porteños no se ven justificados en obras ni políticas públicas que garanticen una mejor calidad de vida para todos y todas.
Sabemos  que no alcanza con oponerse: proponemos ideas superadoras de la actual dicotomía Ciudad-Nación. Rescatamos del actual gobierno de la Ciudad avances en temas como el metrobus, la peatonalización del centro y las bicisendas. Pero no compartimos la concepción de la Política como negocio y el Estado como botín.
Creemos en el rol social del Estado. Creemos que gestionar significa asumir la responsabilidad de terminar con la pobreza, garantizar la salud y la educación públicas de calidad para todos/as, y trabajar para el desarrollo económico y la seguridad integral.
En la Ciudad hace falta una gestión eficaz y participativa, y eso se logra a través de una propuesta de gobierno capaz de convocar amplios sectores de la sociedad desde una mirada plural e inclusiva, que presente metas concretas para los vecinos/as.  
En el INADI demostramos que se puede: publicamos la ejecución presupuestaria online y contratamos una auditoría externa para controlar la tarea administrativa. Con un trabajo reconocido desde todos los ámbitos, hicimos que “INADI” se incorporara al léxico cotidiano de los/as ciudadanos/as. Demostramos que con ideas, esfuerzo y equipo de trabajo, escuchando a todos/as, los logros llegan.
Necesitamos más y mejores escuelas públicas; vivienda digna para las más de 500 mil personas en emergencia habitacional; planificación sobre el espacio verde público hacia una ciudad sustentable; mejorar a fondo el transporte público y hacer de la Metropolitana una fuerza cercana a los vecinos/as y presente en los barrios.
Queremos profundizar en la Ciudad los logros nacionales a través de la agenda de igualdad y la defensa de los derechos humanos.
Porque es posible conjugar buenas ideas con eficiencia en la gestión, porque queremos otra ciudad en la que vivamos mejor, nos lanzamos por la Jefatura de Gobierno en 2015.