22 de enero de 2016 // En Diario Uno (Santa Fe) // 

La legisladora nacional del Frente para la Victoria por Santa Fe, Josefina González, denunció –junto a su par de bancada Carolina Gaillard–, a la fiscala Liliana Fernández Montiel por no haberles permitido ingresar a los tribunales provinciales de Jujuy, en el marco de la visita que realizaron para reclamar la libertad de la dirigente Milagro Sala.
“La denuncia que presentamos es por discriminación, porque la fiscala admitió que no nos permitió ingresar a la diputada Gaillard y a mí porque no le gusta «hablar con mujeres», y por maltrato y abuso del poder, por el despliegue innecesario de fuerzas policiales que dispusieron en el ingreso a dicho edificio público”, señaló González.
La legisladora relató: “El miércoles fuimos con varios diputados nacionales más a pedir una reunión con la fiscal que entiende en la causa por la que se encuentra detenida Sala, y nos tuvieron más de dos horas en la puerta, sin recibirnos y poniendo excusas”, y añadió: “Pese a que se trata de un edificio público y a que fuimos en carácter de funcionarios legislativos, el policía de la puerta no nos permitió ingresar aduciendo que nadie nos iba a atender”.
Tras la insistencia de los diputados, que fueron acompañados por dirigentes y referentes gremiales, les dijeron que armen un listado para que la fiscal decidiera si les daba el permiso, o no. “Éramos unos doce, pero como nos pidieron que achicáramos la lista, decidimos formar una comitiva de cuatro personas entre las que estábamos Edgardo Depetris, Leonardo Grosso, Carolina Gaillard y yo”, continuó narrando la diputada González, y acotó: “Después de un buen rato, la fiscal nos hizo hacer llegar el mensaje de que solo podían ingresar Depetris y Grosso, quienes luego le preguntaron por qué no habíamos podido entrar nosotras y la fiscal, sin ningún tipo de tapujos, respondió que al ver una lista de dos mujeres y dos varones eligió a estos ultimos porque a ella no le «gusta hablar con mujeres»”.
“Mientras tanto, el hall de entrada, que hasta ese momento era custodiado por un solo policía, se llenó de oficiales con escudos, cascos, palos y fuertemente armados –prosiguió la diputada santafesina. Cuando llegó el comisario, lo interpelamos para saber el porqué de ese maltrato y nos dijo que la orden había partido del interior del tribunal. Y cuando le pregunté si lo que estaba diciendo era que la orden la había dado un juez o la propia fiscal, el oficial respondió: «Lo ordenó la persona que ustedes vienen a ver»”. “Al otro día hicimos la denuncia ante la fiscalía federal de turno, Carolina y yo, por discriminación como mujeres, abuso de autoridad, y por no habernos permitido ingresar a un edificio público”.