18 de abril de 2016 // En Infonews // 

Luego de la tragedia en la fiesta electrónica en la que murieron cinco jóvenes por intoxicación con drogas sintéticas, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, aseguró esta mañana que “se aplicaron todos los controles previos y durante” el evento, que se desarrolló en el predio de Costa Salguero.

“Se aplicaron todos lo controles previos y durante (la fiesta), las actas de apertura fueron completadas por todos los organismos que tenían que estar, a las 3 de la mañana se hizo otro control”, subrayó Santilli, y agregó que el lugar estaba habilitado, en sintonía con lo expuesto desde la Agencia Gubernamental de Control: “El pedido de habilitación fue hecho en febrero, fue otorgado hace unos días atrás, cumplió con todas las normativas vigentes, fue controlado al día anterior”.

En referencia al condumo de drogas, el funcionario afirmó que hubo jóvenes que contaron que esa noche al ingresar a la fiesta “los palparon por todos lados, que hasta les hicieron sacar las medias, pero a cinco metros te vendían drogas”. “Sin dudas que el tema de las drogas evoluciona mucho más rápido que los Estados, un laboratorio pequeño genera este tipo de drogas sintéticas, después de [la tragedia] de Cromañón hubo una serie de leyes que obligan a tener que ser más fuertes y duro”, sostuvo.

“El pedido de habilitación fue hecho en febrero, fue otorgado hace unos días atrás, cumplió con todas las normativas vigentes, fue controlado al día anterior” (Santilli)

El legislador Adrián Camps, del Partido Socialista Auténtico, indicó en diálogo con AM950 Begrano que en la noche del sábado “fallaron muchas cosas”. “El lugar no estaba habilitado para que se realice una fiesta porque es una urbanización parque, prevista para actividades deportivas”, explicó, y detalló: “Se debieron tomar prevenciones que no se tomaron. Había un servicio de ambulancias desborado, temperaturas sofocantes, dificultades para acceder al agua y falta de puestos sanitarios”.

“El lugar no estaba habilitado para que se realice una fiesta porque es una urbanización parque” (Adrián Camps, Partido Socialista Auténtico)

Por su parte, María José Lubertino criticó el cierre de espacios culturales por parte del gobierno porteño, que en paralelo avala la proliferación de este tipo de eventos. “El PRO cierra espacios culturales juveniles barriales o under y clubes de barrio y habilita fiestas electronicas ilegales”, escribió en su cuenta de Twitter.

En la misma red social, el dirigente del Partido Obrero Gabriel Solano remarcó: “Larreta debe explicar si mandó inspectores a Costa Salguero o si la dejó en manos la fiesta de la empresa organizadora. Si fue así, es grave”.